Historia

HISTORIA

NUESTRA SEÑORA DE LINAREJOS CORONADA

Según un antiguo romance incorporado en un manuscrito titulado “El Festín” y también conocido como el libro de D. Martín de Zambrana y Chacón, el 5 de agosto de 1227, año de la reconquista de Linares por Fernando III el Santo, al pastor Juan Jiménez se le apareció en Linares la Virgen de Linarejos. Llegaba desde los campos de Albentosa, próximos a Linares, agobiado por el implacable calor. Descansó a la sombra de un lentisco donde visualizó la aparición mariana.

En aquel lugar, el pueblo construyó la primera ermita dedicada a la que es su patrona desde 1757, cuando fue proclamada como tal por el Obispado de Jaén. En 1258 un temporal destruyó esta modesta edificación inicial, que tuvo que ser reconstruida y de paso ampliada. En 1638 se acometió la demolición de la ermita para construir un santuario de mayor envergadura, en consonancia con el fervor de los linarenses para con su patrona. Estas obras se prolongaron hasta 1666. Posteriormente se acometieron algunas mejoras interiores y exteriores, así como de refuerzo. Así, en 1717 se levantó la fachada principal y en 1720 se instaló el Camarín de la Virgen en la Capilla Mayor.

En 1942 se hizo cargo del Santuario la Orden de los Frailes Menores. Los franciscanos se establecieron por primera vez en Linares a mediados del siglo XVI, cuando fundaron su convento sobre una antigua ermita dedicada a San Antonio Abad. Este edificio dio lugar a finales del siglo XIX, mucho después de la Desamortización de 1835, a la actual parroquia de San Francisco de Asís. Tras un largo período de exclaustración y ausencia, la Orden Franciscana regresó a Linares en 1942 a instancias de José de Yanguas Messía, embajador de España ante la Santa Sede, que gestionó la instalación de una pequeña comunidad de monjes granadinos en el Santuario de Linarejos, donde permanecieron hasta el año 2015. En 1951, los temblores de tierra que sacudieron la provincia de Jaén agravaron los problemas estructurales que afectaban al templo; la imagen de la patrona tuvo que ser trasladada a una iglesia parroquial hasta que terminaran las obras de restauración que los terremotos hicieron necesarias. El apoyo de los linarenses fue muy importante, y no obstante el elevado coste de las obras, éstas se pudieron realizar en poco tiempo. En 1956 se reformó la espadaña que corona la fachada principal, ya restaurado en 1906.

En 1973 la Virgen de Linarejos fue trasladada de nuevo a su Camarín en el Santuario, donde sigue recibiendo culto, como hace siete siglos. La Patrona preside las Fiestas del Voto en su honor en agradecimiento a la protección que dio a Linares por una plaga. Se celebran en Pentecostés y es el Alcalde de la ciudad, en representación del pueblo de Linares quien realiza su renovación desde el año 1708. El 11 de enero de 2004 la Virgen fue solemnemente coronada, en una celebración canónica, como Reina de todos los Linarenses, con la participación de todas las cofradías del arciprestazgo de Linares.

PATRONAZGO

DECRETO

Consta en el Archivo Histórico Municipal que, según Acta de 10 de Mayo de 1.757, el Cabildo de Linares, ante el clamor popular, solicitó del Obispo de Jaén, Don Benito Marín, se librase Despacho o Decreto para que documentalmente constase el Patronazgo de la Santísima Virgen de Linarejos sobre la Villa de Linares.

Asimismo aparece en la citada institución, Acta de 30 de Marzo de 1.758, en la que se transcribe el Decreto dictado por el referido Obispo en 6 de Septiembre de 1.757, en el que el mismo, accediendo a todas las pretensiones elevadas por el Cabildo de Linares, proclama dicho Patronazgo, Decreto del Patronazgo de Ntra. Sra. la Santísima Virgen de Linarejos, que fue ratificado y confirmado por el Obispo de Jaén, Iltmo. Sr. Don Antonio Gómez de la Torre, en escrito enviado por el mismo a la Comunidad y Ayuntamiento de la Villa de Linares, fechado en Baeza a 2 de Agosto de 1.774, tal y como consta en el Archivo Histórico de esta nuestra Ciudad de Linares.

El texto de este Decreto, es el siguiente:

“”Visita de Villacarrillo, y Septiembre, 6 de 1757.- En virtud de la suplica hecha por el concejo, justicia y regimiento de la Villa de Linares, acompañada de la condescendencia del Prior y Clero de dicha Villa y del consentimiento antecedente del Teniente de Fiscal General eclesiástico de nuestro Tribunal de Jaén; en virtud a que habiéndose tenido por protectora y especial patrona a la Sagrada Imagen de Ntra. Sra. de Linarejos, que se venera en su Santuario, extramuros de dicha Villa de inmemorial tiempo a esta parte como consta de los instrumentos e información de nuestra comisión recibidos, se declare el día cinco de Agosto por de precepto, con las obligaciones de oír Misa y no trabajar ni ejercer ningún otro oficio servil, contemplándolo en todo día festivo y solemne, al mayor culto, veneración y obsequio de la Ntra. Sra. de Linarejos, lo aprobamos en dicha conformidad, con la calidad de que preceda pública aceptación de los individuos que componen la población y demás pedido en el consentimiento que antecede de nuestro referido Teniente de Fiscal y en los términos prescritos en la pretensión, lo cual se haga notorio al pueblo para que le conste y así lo ejecute, poniendo edictos en la parte acostumbrada de nuestra Iglesia Parroquial de dicha Villa; y damos nuestra licencia para que en cada año se celebre la festividad como se pide, obligándose a celebrarla con toda solemnidad y para siempre; que se ponga en el archivo copias de esta nuestra providencia y demás documentos que la acompañan para su observación en el futuro.- Fray Benito, Obispo de Jaén. Por mandato del Obispo, mi Señor; Don José Jordán, Secretario.- Acuerdo: El cual dicho decreto, aquí inserto, concuerda con su original, de que yo el infrascrito Secretario doy fe””.

DECRETO DEL VOTO

HIMNO A NUESTRA SEÑORA DE LINAREJOS CORONADA

Nos postramos, Virgen Santa

de Linarejos, ante tu altar

para ofrendarte

los corazones de la Ciudad.

Ante tu Trono, dulce Patrona,

Linares canta

con voces puras de amor filial.

De la mina que guarda la plata

y del campo que cuaja la flor

viene al ara de tu Santuario

la ciudad que te ofrece su amor.

Es Linares un Templo dorado

por la lumbre del sol andaluz

y Tú eres, Señora, el camino

que conduce al amor de Jesús.

Nos postramos, Virgen Santa

de Linarejos, ante tu altar

para ofrendarte

los corazones de la Ciudad.

Ante tu Trono, dulce Patrona,

Linares canta

Con voces puras de amor filial.


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Tipo de fuente
Cambiar contraste